¿Tiene código de factura?

En bicicleta por el Caribe

Tips |

Montar cicla es un placer. Sentir el viento en la cara, hacer un esfuerzo y sentir que este te hace avanzar, sudar y, sobre todo, alcanzar las metas propuestas son sensaciones muy poderosas. Aunque no se necesita más que empeño y el placer reside en el esfuerzo mismo que implica, el ambiente donde uno lo practique puede hacer que uno se sienta más o menos estimulado. Esto, creo, es particularmente cierto cuando hablamos de prácticas como montar en bicicleta o trotar.   

Hay un recorrido especialmente llamativo y que queremos empezar a promocionar en MásHoteles, en buena medida porque yo mismo lo hice y quedé encantado: de Cartagena a Santa Marta. Hace poco lo llevé a cabo con un grupo de amigos, sin prisas, en dos días, con una parada en Barranquilla. Con unos kilos de más y ningún conocimiento técnico –¡ni siquiera sé despinchar una llanta!–, arrancamos la aventura a las 5:00 a. m., con un carro escoba, un mecánico y un paramédico por si las moscas. Aunque en general el trayecto es de terreno plano, cuenta con algunas subidas muy pronunciadas y al final puede ser un poco duro, porque el viento y el sol juegan en contra. En el trayecto, que nos tomó cerca de 5 horas, lo que más me gustó fue la “parada técnica” para comernos una arepaehuevo. Un sublime placer culposo.

Llegamos a Barranquilla a descansar en el Atrium Plaza, un hotel del que me encanta la distribución, ideal, con su piscina estratégicamente ubicada respecto al sol, y el restaurante con sus imperdibles sopa de pollo y pollo con pasta. Confieso que siempre los pido.   

Con la mente enfocada en la siguiente jornada, esa noche decidí no pasar por La Troja. Muy a las 5:00 a.m. del día siguiente seguimos con nuestro recorrido, desde Barranquilla hasta Santa Marta, con un terreno más llano y un paisaje mucho más impactante. En cierto punto, entre el Parque Nacional Isla de Salamanca y el peaje de Tasajera, el mar se come la carretera. Recomendable quedarse contemplándolo por lo menos cinco minutos.

Cinco horas después llegamos al Rodadero Plaza en Santa Marta, un hotel a menos de 100 m de la playa Gaira y con un restaurante que ofrece comida con muy buena sazón. Llegué rendido al cuarto, sencillo y muy cómodo. Nos acostamos temprano, porque a la mañana siguiente saldríamos para el Parque Tayrona. Ese paseo, sin embargo, hace parte de otra historia para contar. Con esta experiencia en mente, como decía, en MásHoteles queremos empezar a promocionar un plan para personas que, como yo, disfrutamos del deporte y de practicarlo en lugares inolvidables. Este plan se llevará a cabo del 13 al 16 de noviembre de este año.

Estoy seguro de que, después de esta temporada que nos ha obligado a estar en casa, tanto ustedes como yo disfrutaremos aún más de esas cosas que dábamos por sentadas, como la brisa del mar y carreteras donde disfrutar de deliciosas arepas de huevo después de haber montado en cicla durante horas. Abajo, nuestro itinerario.